Menta

(mentha piperita) Facilita la digestión y elimina gases, flatulencias y alivia la acidez estomacal. Descongestiona las vías respiratorias y ayuda a aliviar resfriados y gripes. Combate el mal aliento o la halitosis. Es fuente de potasio, calcio, ácido fólico y vitamina A con acción antioxidante.